Etiquetas

, , ,

De mi experiencia con los carros aprendí que:

  1. Los carros son siempre una mala inversión porque se pierde dinero. El reto es perder lo menos posible.
  2. Es un mito el que los carros nuevos no dan problemas.  Los carros usados con buen mantenimiento pueden dar un resultado similar.
  3. Yo no confío en lo que me dicen los vendedores de autos (opinión personal que usted es libre de no compartir).
  4. Revisar el registro histórico del vehículo (propietarios, papeletas, mantenimiento) es crítico para la compra de un auto usado.

Mi historia…

En mi vida he tenido cuatro carros.  El primero fue un Chevy Monza. Lo compre nuevo porque tenía miedo de que un auto usado me diera muchos problemas. Para comprarlo puse todos mis ahorros, mi salario y me endeude en todos los niveles.  Fue un buen carro. Dio pocos problemas los seis años que lo tuvimos. Venderlo fue un poco difícil porque la marca no es de las más populares aquí y la gente teme no poder conseguir repuestos.  Al final entre la depreciación, los intereses que pague y los descuentos que hicimos en el precio de venta, fue un desastre financiero que nunca quise cuantificar.

El segundo fue un Fiat Palio. Lo compré usado en una agencia. Había tenido un solo dueño, full extras y el kilometraje era muy bajo así es que me pareció una buena opción. También resulto bueno. Lo tuve 5 años y nunca me dio problemas.  El carro perdió mucho valor con los años y lo vendí en la mitad de lo que me costó, además de los intereses que pagué.

El tercero fue un Suzuki XL7. Un 4×4 grandísimo al que bautizamos “Optimus”. Gastaba mucha gasolina, pero era como viajar en primera clase. Ese carro lo vendimos a los seis meses de haberlo comprado porque nos íbamos de viaje. No tuvo tiempo de dar problemas.  Sin embargo la persona que me lo compró me dijo que un mecánico le advirtió de daños severos en el motor y  le dijo que el carro en algún momento fue de alquiler y que por eso tenía mucho desgaste y el kilometraje alterado.  Nunca supe si la agencia donde lo compré me engañó o si aquel mecánico era el deshonesto. Esta vez financieramente no me fue tan mal, ya que lo vendí en lo mismo que me costó, pero me quedo la sensación de haberme salvado de un problema.

Hace unas semanas compré un Nissan Platina.  Esta muy lindo, cómodo y económico.  Este lo encontré en Internet y tenia todos los registros limpios. Espero de todo corazón que en unos años pueda decir que fue la menos mala de las inversiones.

Anuncios