Etiquetas

, , , ,

Por lo general nunca presto mucha atención a los programas de millas, pero siempre me apunto para recibirlas.

Esta semana estaba planeando un viaje a mi preciosa Lima y trataba de ver cómo acomodaba los $1000 dólares del precio del pasaje para no golpear otros gastos.

De pronto… ¡Eureka!  ¿no era que yo tenía millas en líneas aéreas?  Sabia que los últimos viajes del trabajo los hice en una línea aérea que no tiene vuelos a Perú, pero en algún momento acumulé millas en otra que si los tiene.

Debo decir que si hay algo mejor que encontrar un billete olvidado en el bolsillo de un pantalón, es darte cuenta que tus millas te alcanzan para un tickete ida y vuelta San Jose – Lima – San José.  Solo tuve que pagar $56 para llegar a mi muy extrañada ciudad natal.

Moraleja: Los programas de millas no son argumento para elegir a un proveedor, ya sea de tarjetas de crédito o aerolíneas, pero si el servicio que vas a usar ofrece premios por fidelidad de los clientes, ¡apúntate! Nunca se sabe cuándo te pueden ayudar.

Bendiciones y Bon Voyage!

Anuncios